Es un embutido tradicional del Pallars y la Alta Ribagorça, se elabora con diversas partes del cordero, arroz, huevos, ajo, perejil, azafrán, pimienta y sal. Es de textura grasa y granulada, de color blanquecino y saber intenso. Se suele comer, para cenar, frita, cortada en rodajas o bien con un suquet de cebollas, tomates y setas. Se comercializa en todas las carnicerías y se puede comer en muchos de los restaurantes del municipio.

Ir al contenido